8 de octubre de 2010

Al fin y al cabo los zapatos se rompen…


La vida de Ariadna era perfecta. La que cualquier chica de 16 años querría tener. Tenía amigos, iba bien en los estudios, se llevaba genial con sus padres... Ella era feliz. Simplemente eso, feliz. No necesitaba más.
Toda ella era sencillez. Siempre la encontrabas con una sonrisa en la cara. Cuando te pasaba algo, Ari estaba ahí, dispuesta a ayudarte. Se dejaba la piel por los demás.
Pero se ve que eso para ellos no era suficiente…
-Ari, cielo, tenemos que hablar contigo.
-Decidme, chicas.
-Pues, como te lo digo…Las demás y yo, hemos hablado sobre ti. Y llegamos a la conclusión de que no encajas en el grupo.
-Pero, ¿cómo me puedes decir eso Sandra? No lo entiendo, ¿qué he hecho? Seguro que lo podré arreglar.
- Es que…Tenemos cierta edad Ariadna, y ahora hay que preocuparse por mantener una buena reputación. No decimos que tú no la tengas, pero no es lo mismo. Nosotras queremos ser alguien en la vida. Salimos con chicos, vamos a fiestas… Y tú en cambio siempre estas estudiando, no vienes de marcha con nosotras, no tienes novio, y así no llegarás a tenerlo.
-¡Se os ha ido la cabeza! Nunca pensé que pudierais llegar a ser tan superficiales. Está bien, no volveré a salir con vosotras jamás. Yo no necesito eso para sentirme bien conmigo misma. Sois…sois... ¡sois unas malditas zorras!
Ariadna salió corriendo, con las lágrimas surcando su rostro. Nunca pensó que sus amigas pudieran llegar a ser así. Sabía que no eran como ella, que solo pensaban en su popularidad, pero aún así, ella siempre las había visto como buenas chicas.
Siempre había tenido claro que para tener un príncipe azul, o castillos de cuento, no se necesitaban zapatitos de cristal eternos. Ella era una simple cenicienta, a la que nunca habían invitado al baile, y le gustaba seguir así.
Cualquier chica se hubiera encerrado en sí misma, si sus amigas le hicieran eso. Pero Ariadna no. Era hora de ser como siempre había sido, sin importar lo que los demás pensaran.


Que más da no tener zapatitos de cristal…




Lo prometido es deuda :)

44 comentarios:

  1. si no se tienen zapatos de cristal... que dilema!!! yo no tengo y eso la verdad que fue un problema... durante cierto tiempo... porque siempre me quedaran mis botines y mis botas de agua amarillas... =)
    saludos...

    ResponderEliminar
  2. ¿Quién necesita zapatitos de cristal si puede tener unas buenas converse rojas?
    Besos helados

    ResponderEliminar
  3. Me llamó el la atención el nombre, porque ese es el de mi mejor amiga. Me gustó mucho el relato, de verdad.

    Aquí está mi blog por si te interesa ^^: http://leanansidhe-blackroses.blogspot.com/

    Besos, me encanta tu espacio y las manzanas XD

    ResponderEliminar
  4. Si a mi me hubiese pasado eso ahora mismo no estaría tan bien como Ariadna. La admiro.
    Me ha encantado. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Además, los zapatitos de cristal se rompen. Me gusta como piensa Ariadna :)

    ResponderEliminar
  6. Nunca tuve de esos zapatitos, apretan y son demasiado incómodos, sus tacones son tan altos que con una pequeña distracción te tuerces el tobillo y te estampas en el piso.

    No, gracias. Ariadna, ser Cenicienta es lo mejor que nos pudo haber pasado en la vida.

    Me encantó tu blog. Déjame seguirte ;)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Sólo por su carácter Ariadna ya es alguien en la vida. Y a veces, el zapatito de cristal es sinónimo de catástrofe.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. meee guusta muxo tuu blog *.*
    te siigo
    (KK)

    ResponderEliminar
  9. su manera de enfrenttar todo siempre con una sonrisa es fabuloso!°


    Saludos!°

    ResponderEliminar
  10. Hermosa entrada llama a la reflexión. un gusto siempre pasar y leerte. Gracias por participar en mi blog. beso

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Ari muuuuy biien
    ademas los zapatos de cristal deben lastimar horrible!!!!

    prefiero no probar :)

    ResponderEliminar
  12. Para tener esa clase de amigos, mejor andar sola...
    creo que así le irá mucho, mucho mejor!

    ResponderEliminar
  13. que bonito lo que escribes;pasate
    http://thebombintomymind.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Ariadna me cae bién :)
    Fantástica entrada...
    Chispas de Felicidad!

    D!SFRUTA!!

    ResponderEliminar
  15. A mí eso me ha pasado hace nada... Y lo mejor es cortar, porque sino, a la larga te hace daño.
    OLÉ por Ariadna :)

    Pa' Poulain .

    ResponderEliminar
  16. Y pensar que cosas como estas le ocurren a personas todos los dias.Es muy feo que te abandonen por ser como sos,pero hay que ser fuerte como Ariadna y salir adelante,y sobretodo ser como somos,y no fingir ser algo que no llevamos dentro.

    Muy lindo tu blog.

    ResponderEliminar
  17. Que genial tu blog! te sigooo =) Un besitooo

    ResponderEliminar
  18. cada relato es MEJOR QUE EL ANTERIOR. Eso se llama superarse.
    ¿te has leído proyecto amanda? trata algo, en parte, parecido a esto. Aunque para un libro que profundice en el tema está si no despierto...

    Besoss laura, ali.

    ResponderEliminar
  19. Gracias a todos :)
    Pues Alicia, no he leído ese libro, pero ya que me lo dices lo apunto =)
    Un beso. :)

    ResponderEliminar
  20. me encanta el blog! te sigoo muakk;)

    ResponderEliminar
  21. ¡Bah! Que no se preocupe Ari, hoy en día nadie tiene zapatos de cristal, y aun así, los principes siguen llamando a las casas de las princesas! (;

    Muchos.grrrs!

    ResponderEliminar
  22. los zapatitos de cristal son frágiles para pisar fuerte :)
    MUA

    ResponderEliminar
  23. esa chica es la más genial, que más dá si no tiene zapatillas de cristal, si tiene un enorme corazón de oro. :D

    me gusta tu blog. suerte

    ResponderEliminar
  24. Me encanta! En realidad a las que consideras tus amigas luego te das cuenta que no lo son. mua!

    ResponderEliminar
  25. Me encantó tu historia! Besos :)

    ResponderEliminar
  26. Ayy que blog! es alucinante, te sigo vale?, pasate por el mio http://dreamyyoung.blogspot.com/ , y si te gusta sígueme (espero que lo hagas jajaja*)
    muak -

    ResponderEliminar
  27. "Nosotras queremos ser alguien en la vida. Salimos con chicos, vamos a fiestas... Y tú en cambio siempre estudiando, no vienes de marcha con nosotras, no tienes novio, y así no llegarás a tenerlo."

    JA. Vaya visión de "ser alguien en la vida". Y lo peor es que hay gente que realmiente piensa así.
    Yo soy más como Ariadna. Y que no se preocupe por novios, ya surgirá la oportunidad como me ocurrió a mí.

    En fin, me encanta lo que escribes, Laura. Todo muy profundo... y Jane. Cuano hace poco hubo lluvias, me acordé de ella, y de ti. ¡Llega el invierno!

    ResponderEliminar
  28. a veces tenemos que tener zapatitos de cristal para que después se conviertan en zapatillas firmes.
    Si vivimos de lo superficial, vivimos de apariencias y falsedades. Eso no es vida y menos una amistad verdadera.
    Me encanto el texto y el blog, soy nueva en esto y me parece genial (: te seguiré por tu originalidad y buena expresión, ojalá pases por el mio y comentes algo (: un besoo.

    ResponderEliminar
  29. Los zapatitos de cristal son para las panfilas :)

    ResponderEliminar
  30. Si uno ya es feliz a su manera, ¿por qué iba a buscar la felicidad al modo de los demás?
    :) me ha gustado!

    ResponderEliminar
  31. felicidades por el blog me gusta mucho!!


    un saludo

    ResponderEliminar
  32. Nunca me han gustado las personas que se preocupan de forma enfermiza por lo que piensan los demas, por muy buenas que fueran conmigo, no me gusta esa necesidad enfermiza de llamar la atencion.
    Me encanta ;)

    ResponderEliminar
  33. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Pasaba a leerte, pero bueno me quedaré con las ganas hasta lo próxima. besos y espero que estás bien.

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  35. me gustó tu blog :D
    un beso, te sigo!

    ResponderEliminar
  36. para tener amigas así, mejor estar sola... jeje

    besitos

    me gustó!

    ResponderEliminar
  37. Aunque no tengas zapatos de cristal, princesa de alguien seguiras siendolo!
    muuuuuuuá.

    ResponderEliminar
  38. Yo jamás fui princesa, ni tuve zapatitos de cristal y no sabes cómo me trataron las que "sí tenían"

    Pero, ¡vieras como están ahora ellas y como estoy yo!... feliz con mi calabacita ;)


    -Kanon!

    ResponderEliminar
  39. me encantó :)

    Soy princesa, sin zapatos, sin vestido & sin corona; pero con la ilusión de serlo me vasta.

    Ya te sigo :)

    www.elialedlc.blogspot.com

    Pasa a mi blog & me sigues va?

    Gracias ♥

    un beso

    ResponderEliminar
  40. Me gustó mucho la personalidad de Ariadna. Escribís muuy bien ♥ Te sigo ^^

    ResponderEliminar
  41. :S! wow, y bueno. Esas no son verdaderas amigas.

    ME gusto todo de tu blog, te sigoo :)

    ResponderEliminar

Suelta tu lengua por aquí =)Pero no con spam, si quieres que pase por tu blog, mándame la dirección a mi e-mail y me pasaré encantada por él. :)