27 de agosto de 2010

Melancolía


La otra noche, al irme a dormir no conseguí conciliar el sueño.
Notaba la almohada rara, y es que estaba llena de melancolía. Melancolía porque tú no volverías a estar ahí, por recordar los momentos en los que juntos la compartíamos, las mañanas en las que me despertaba y te encontraba mirándome con una sonrisa en la cara.
Las sábanas también estaban tristes, ya no volveríamos a perdernos entre ellas, a enredarnos juntos, tampoco a juntarnos como un pequeño ovillo de lana cuando hacía frío.
Y ahora el problema es que me pierdo sola en esta cama tan grande si tú no estás.



  • No sabéis cuanto os agradezco que seáis 36 los que me seguís. Miles de gracias =)

8 comentarios:

  1. Y lo que agradecemos los 36, que nos sigas entreteniendo así. Algún día esa cama volverá a ser pequeña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. es que cuando una se acostumbra a dormir acompañada... después la cama se nos hace un mundo

    ResponderEliminar
  3. Y gracias a tí, sigue escribiendo así. TQMM!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanto lo que escribiste que tal una seguidora mas osea yo ME ENCANTO VUELVO A DECIR

    ResponderEliminar
  5. le traigo tarta de arándanos, para que se le quite la carita triste.


    (y un gato
    malabarista)

    ResponderEliminar
  6. Entonces lo que tiene que hacer es llenarse la cama de peluches y echarle colonia de coco a la almohada. Seguro que así le resulta más sencillo conciliar el sueño.

    Un besito, bonita :)

    ResponderEliminar
  7. ¿A quién no le ha pasado el sentirse así y hacer lo mismo?

    Es un sentimiento que TODO el mundo ha experimentado alguna vez...

    =)

    ResponderEliminar

Suelta tu lengua por aquí =)Pero no con spam, si quieres que pase por tu blog, mándame la dirección a mi e-mail y me pasaré encantada por él. :)