13 de mayo de 2014

Que el café se enfríe por vivir

El café estaba encima de la mesa y las magdalenas reposaban a su lado. Se habían olvidado de sentarse a desayunar. Habían preferido empezar el día bailando juntos por todos los rincones de la casa, saltando en la cama y revolviéndose entre las sábanas con ataques de cosquillas.
Habían pasado ya dos años desde aquel día lluvioso de febrero, en el que los dos se refugiaron bajo la misma parada de autobús para no acabar empapados.
Desde el momento en el que él cruzó su mirada con los ojos azules de ella, y ella se perdió en la sonrisa torcida de él, se prometieron a sí mismos que pasarían el resto de sus días juntos.
Decidieron dejar de lado los días grises, los horarios, la rutina, los malos despertares. Se prometieron mil besos y caricias, desayunos en la cama y paseos por la playa. Compraron billetes de ida, pero no de vuelta. Llenaron las maletas de recuerdos y dejaron las lágrimas para otros.
Se perdieron por las calles de París buscando a la dulce Amélie. Tiraron decenas de monedas a las aguas de la Fontana di Trevi para que otros pudieran pedir deseos por ellos. Subieron al Empire State Building y proclamaron su amor a los cuatro vientos.
Porque la vida no estaba hecha para dejarla pasar y vivir por inercia. La vida estaba hecha para vivirla y ellos habían nacido para hacerlo juntos y que todo el mundo se enterara.

Le habían plantado cara al tiempo y le dedicaron un corte de mangas a la tristeza. Porque eran así, vivían, amaban e improvisaban, y no importaba que el café se enfriara. 

5 comentarios:

  1. ¡Laura! Acabo de leer tu mensaje y me encanta que estés de vuelta en este mundillo.

    Por supuesto que nos leemos, miles de besos y mucha suerte en todo :)

    ResponderEliminar
  2. (Y que grande eres, por cierto, con la sensación de la piel de gallina y los pelos de punta).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita eres, Alicia. Mil gracias por tus palabras :)

      Eliminar
  3. Qué bonito!! Me ha gustado encontrarte, sigue escribiendo tan tan bien.

    Un besazo, chica de las manzanas.

    La chica de los jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, guapa! Un beso :)

      Eliminar

Suelta tu lengua por aquí =)Pero no con spam, si quieres que pase por tu blog, mándame la dirección a mi e-mail y me pasaré encantada por él. :)